miércoles, 27 de enero de 2010

De los altibajos, la transitoriedad de las formas y la inmutabilidad del ser...


Una vez había un hombre que amaba dos cosas más que nada en el mundo, la primera era su hijo y la segunda, un poni. Pero una mañana al despertar descubrió que el poni había huido. Organizó con sus amigos una batida por el bosque para recuperarlo, pero no consiguieron dar con él.

“Debes de sentirte fatal”, le dijo un vecino al enterarse de la noticia. Pero él con una gran serenidad murmuró: “ Quién sabe!”

Al día siguiente al despertar descubrió que el poni no sólo había vuelto, sino que lo había hecho acompañado de un magnífico semental blanco. Al enterarse de la noticia el vecino le dijo: “Debes de estar loco de alegría. Ahora no solo tienes un poni, sino además un nuevo caballo que es el doble de hermoso”
Pero él con una gran serenidad se limito a decir: “¡Quién sabe!”.

Al día siguiente, mientras su hijo montaba el semental blanco, se cayo del caballo y se rompió una pierna. Cuando el padre estaba ayudando a su hijo que gemía de dolor a entrar a casa, el vecino le dijo: “Que terrible accidente! Debes estar sufriendo mucho al ver tu hijo herido”.
Pero él con una gran serenidad sólo respondió: “ Quien sabe!”

A la mañana siguiente llegó al pueblo un pelotón de soldados para reclutar a todos los jóvenes que estuvieran en condiciones para ir a la guerra, pero al ver al hijo de aquel hombre tendido con la pierna rota, los soldados se fueron sin llevárselo. El vecino se acercó corriendo a la casa y le dijo: “ Que suerte tienes! Todos los jóvenes han de ir a la guerra menos tu hijo”
Pero él se limitó a encoger los hombros y respondió: “Quien sabe!”

_____________________


Esta historia es una parábola. El vecino simboliza la mente y el padre el ser.
La mente siempre se deja llevar por el pánico o por la alegría cuando experimenta los altibajos de la vida, pero estos nunca cesan porque así es la naturaleza de la vida humana, la transitoriedad de las formas... uno nunca sabe lo que le ocurrirá mañana.
Aunque todo lo que te rodee cambie, tu ser no lo hace. Es inmutable! El vecino se deprime cuando pasa algo malo y se alegra cuando ocurre algo bueno. Su mente no hace más que cambiar de ánimo. Pero el padre, en cambio, se distancia de los acontecimientos y acepta con serenidad todo cuanto ocurre. Tiene una visión más amplia, por eso es capaz de mantenerse sereno y estable, en equilibrio.

7 comentarios:

  1. Maravillosa entrada, que reflexión para mí,

    cómo nos involucramos con los aconteceres de la vida, es un sube y baja de emociones incrotoladas, conseguir ese equilibrio , es llegar a la consciencia de q. todo está hecho, nada más q. hacer q. aceptar,

    Gracias por el regalo de tu blog

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  2. Si Arianna, nos involucramos emocionalmente en todo lo que nos sucede y nos olvidamos de que detrás de todo supuesto caos o alegría, hay un orden supremo, dirigido por la inteligencia divina, que lo conoce todo y con la que nuestro ser conecta... nuestra mente, en cambio, se pierde en los detalles y es allí donde comienza a analizar, etiquetar, dar formas y nombres a los sucesos, nos perdemos de la incertidumbre divina...al perder la conexión con nuestro ser, perdemos la cofianza en lo desconocido, que es donde los acontecimientos se van desarrollando bajo el orden divino.
    Gracias y muchos cariños para ti :)

    ResponderEliminar
  3. Hermosa parabola .

    Tiene un gran mensaje que ya sabemos...intelectualmente ...a veces conseguimos llevarla a la practica y otras...nos arrastra la mente.

    Pasito a pasito.

    Un abrazo Ser

    ResponderEliminar
  4. Hola Peregrina
    Si, pasito a pasito vamos retomando la confianza en la inteligencia que gobierna todo en el universo y fluimos relajándonos en su sabiduría.
    Un abrazo para tí también!

    ResponderEliminar
  5. Hola Maribel.
    Felicitaciones por tu blog y por este post que nos recuerda a todos (aunque nos cueste)que...
    TODO, ABSOLUTAMENTE TODO ES ADECUADO.
    Lo bueno y lo malo.
    Lo bonito y lo feo.
    Agradable o no...
    Todo eso pertenece a la mente, a las creencias, pero por mucho que le pese (a la mente)TODO ES ADECUADO.
    Gracias y saludos.
    Guillem.

    ResponderEliminar
  6. Hola Guillem
    Gracias y bienvenido!
    La verdad es que todo se va tejiendo maravillosamente en la vida, aunque a veces aparente lo contrario y a la mente le cueste aceptarlo. Como dices, Todo, absolutamente todo es adecuado.
    Gracias por pasearte por acá y aportar tu reflexión!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Me encanta tu blog.Gracias por compartir tanta belleza.Saludos.Elssa Ana

    ResponderEliminar