domingo, 6 de diciembre de 2009

El Perdón


Te presentaste aquí en mi puerta,
ya que por fín escuché tu voz.
Llegaste radiante y simple, como si conocieras cada rincón.
Te imaginaba de muchas formas, en esos ratos de ensoñación.
Tu silueta se dibujaba, pero no encontraba la distinción.
Entre el momento de tu llegada y mis miedos que te alejaban.

Erés tú, tu nombre es así, el perdón
Huía de tí, pues no sabía tu maravillosa función.
Me devuelves la pureza,
vuelvo a escuchar música en mi interior.

Me tomaste de la mano y así sentí tu calor,
calor que recorrió mi vida entera,
sentía el verdadero amor,
tan puro,
es la inocencia, goteando cada dolor.

Dolor en las palabras, palabras que se dijeron,
hechos que alguna vez existieron,
momentos en los que se arañaba el miedo,
susurros de tantos cantares al cielo,
el engaño de tantos momentos de ira, de rabia,
que nunca abrazarían la calma.
Mi vida que tras tantos disfraces,
sólo la verdad escondía,
el amor que olvidé un día,
la tristeza en completa rebeldía.

Qué es la tristeza, si no la conoces por esta vía,
llevándote a tropezar con la vida,
abriéndote así muchas heridas,
heridas que sanarán un día,
por eso llegaste y te quedarás todavía.

Llegaste a devolverme la canción,
esa canción que sólo canta el corazón,
cuando ha llegado el momento,
de darle la bienvenida al perdón.

Erés tú, ese es tu nombre, le cantas así al amor.
Tocas en cada puerta
y así devuelves el entendimiento a través de tu voz.

Mis actos escondían el miedo
el miedo a dejar que me vieran
con mis fortalezas y debilidades,
por qué no?

Que conozcan de que estoy hecha,
O que vean que falla mi voz.
Que sepan que dudo a veces,
O que encuentren en mí algún don,
Que lloro un par de veces
y que rio al oír esa canción.
Que la música del mar me estremece
y vuelo con ella, a lugares lejanos,
de unicornios, que sólo viven en mi ilusión.

Que sepan de que estoy hecha,
Que sepan de mi mal humor,
ese que a diario me asecha
y tras la tristeza, la conciencia me invade
y penetra como una flecha
directo en mi corazón.

Esa soy yo, no lo dudo quiero ser mejor
pero acepto las dualidades
que aún viven en mi interior.
Abro mis puertas a tí, te doy la bienvenida
eres tú,
El Perdón.

Poema que escribí en el año 2004....

No hay comentarios:

Publicar un comentario