domingo, 7 de marzo de 2010

Casado con el vacío...




En cierta ciudad de repente apareció inesperadamente una joven muy hermosa. Nadie sabía de donde venía, su procedencia era completamente desconocida. Pero era tan hermosa, tan encantadoramente bella, que a nadie se le ocurrió pensar de donde había venido. La gente se reunió, toda la ciudad se reunió, y todos los hombres jóvenes, casi trescientos jóvenes querían casarse con ella.

La mujer dijo:
- Mirad, yo soy una y vosotros sois trescientos. Sólo me puedo casar con uno, de modo que haced una cosa. Regresaré mañana, os doy veinticuatro horas. Si alguno de vosotros puede repetir el Sutra del Loto de Buda, me casaré con él.

Todos los jóvenes corrieron a sus casas, no comieron, no durmieron, recitaron el Sutra durante toda la noche, intentaron metérselo en la cabeza. Diez tuvieron éxito. A la mañana siguiente llegó la mujer y aquellos diez hombres se ofrecieron a recitárselo. La mujer escuchó, lo habían conseguido.

- De acuerdo, pero yo soy una, dijo, ¿Cómo me voy a casar con los diez? Os volveré a dar veinticuatro horas. Me casaré con aquel que además pueda explicar el significado del Sutra del Loto. De modo que tratad de entenderlo, porque recitar es fácil, estáis repitiendo algo y no conocéis su significado.

No había mucho tiempo, ¡sólo una noche!, y el Sutra del Loto es un Sutra largo. Pero cuando estás locamente enamorado puedes hacer cualquier cosa. Regresaron a todo correr, se esforzaron. Al día siguiente aparecieron tres personas. Habían entendido el significado. Y la mujer dijo:

- Seguimos teniendo el mismo problema. El número se ha reducido, pero el problema persiste. De trescientos a tres es un gran adelanto, pero sigo sin poder casarme con tres personas, sólo me puedo casar con una. De modo que os pido veinticuatro horas más… Me casaré con aquel que no sólo haya entendido el Sutra del Loto, sino que además lo haya experimentado. Así que durante veinticuatro horas tratad de experimentarlo. Lo estáis explicando, pero esta explicación es intelectual. Buena, mejor que la de ayer, tenéis algo de comprensión, pero la comprensión es intelectual. Me gustaría ver algo de meditación, algo de fragancia. Me gustaría ver que el Loto ha entrado a formar parte de vuestra presencia, que os habéís convertido en parte del Loto. Me gustaría sentir su fragancia. Así que volved mañana.

Sólo volvió una persona, y con certeza lo había conseguido. La mujer lo llevó a su casa en las afuera de la ciudad. El hombre nunca había visto la casa, era muy hermosa, casi de ensueño. Y los padres de la mujer estaban esperando en la puerta. Recibieron al joven y le dijeron:

- Estamos muy contentos:
La mujer entró a la casa y el joven charló un poco con sus padres. Entonces los padres dijeron:
- Entra te debe estar esperando. Esta es su habitación.

Se la enseñaron. El abrió la puerta, entró, pero allí no había nadie. Era una habitación vacía. Pero había una puerta que daba al jardín. De modo que miró, quizás había salido al jardín. Sí, debía de haber salido, porque había unas pisadas en el camino. De modo que siguió las huellas. Caminó más de un kilómetro. El jardín terminó y ahora se encontraba a la orilla de un hermoso río, pero la mujer no estaba allí. Las pisadas también habían desaparecido. Sólo había dos zapatos, dos zapatos dorados que pertenecían a la mujer.

Ahora estaba perplejo. ¿Qué había sucedido? Miró hacia atrás, ya no estaba el jardín, ni la casa, ni los padres, nada. Todo había desaparecido. Volvió a mirar. Los zapatos ya no estaban, el río había desaparecido. Lo único que había era vacío, y una gran carcajada.

Y él también se echo a reír. Se casó.




Esta es una hermosa historia Budista. Se casó con el vacío, se casó con la nada. Ese es el matrimonio que todos los grandes Santos han estado buscando. Este es el momento en que te conviertes en “la novia de Cristo”, o una gopi , devota de Krishna. Pero todo desaparece. Sólo queda la risa, una risa que proviene del vientre mismo del Universo.







Autobiografía de un místico espiritualmente incorrecto.

6 comentarios:

  1. Realmente así es ... el final siempre es el vacio ...
    Una bonita historia, gracias.
    Un abrazo muy luminoso, Sina

    ResponderEliminar
  2. Que bella historia...hasta convertirse en nada, en vacio, en ser lo que somos,
    tú nada, yo nada, la fusión nada, pero es lo que es.....TODO y nada, nada importa....

    Gracias Yamuna he disfrutado mucho con esta hermosa historia

    Un cálido abrazo para tí querida Maribel

    ResponderEliminar
  3. Querida Sina.

    Si, realmente una hermosa y profunda historia...
    Muchos cariños!
    Maribel

    ResponderEliminar
  4. Querida Arianna

    Querida amiga, casarnos con el vacío...fundirnos con el todo o la nada, experimentar esa dicha que proviene del centro mismo del Universo!
    OM, Amén...
    Que así sea...
    Un gran abrazo
    Maribel

    ResponderEliminar
  5. Que historia más profunda y explícita, querida Maribel, porque el vacío es en realidad la plenitud que lo llena todo.
    Un fuerte abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  6. Mi querido Javier gracias por tus palabras!
    Un gran abrazo y muchas bendiciones!
    Maribel

    ResponderEliminar