domingo, 21 de febrero de 2010

Como dominar la influencia de los astros...



“No se trata de creencia, la única actitud científica que debe tomarse sobre cualquier tema, es investigar que verdad hay en él”.

Esta fue la respuesta que le dio Sri Yukteswar, el maestro de Paramahansa Yogananda, cuando en una conversación con él, le dijo que no creía en la Astrología.
Estudié la Astrología y la ejerzo a diario en mi trabajo, es por eso que me gustaría a continuación compartir la explicación dada por Sri. Yukteswar acerca de este tema.

“La Ley de la gravedad operó tan efectivamente antes de Newton como después de él. El cosmos estaría en una situación muy caótica si las leyes no pudieran operar sin la sanción de la mente humana.

Los charlatanes han aportado a la ciencia estelar su actual descrédito, pero la astrología es muy extensa, tanto matemática como filosóficamente. El ignorante no sabe leer los cielos, y ve allí sólo garabatos en lugar de una escritura, pero uno no debe desechar la sabiduría junto con el sabio.

Todas las partes de la creación están eslabonadas e intercambian sus influencias. El equilibrado ritmo del Universo está fundamentado en la reciprocidad. El hombre en su aspecto humano, tiene que combatir con dos clases de fuerzas, primero, los tumultos de su ser interno, causado por la mezcla de elementos de la tierra, el agua, el aire y el éter, y segundo, los desintegrantes poderes externos de la naturaleza. Mientras el hombre siga luchando con su mortalidad, será afectado por las miríadas de mutaciones del cielo y la tierra.

La Astrología es el estudio de la respuesta del hombre al estímulo planetario. Las estrellas no tienen conciencia de benevolencia o animosidad, ellas simplemente emiten radiaciones positivas o negativas. Dichas radiaciones no ayudan ni perjudican a la humanidad por si solas, pero si proporcionan un canal apropiado para la operación exterior del equilibrio de causa y efecto que cada hombre ha puesto en movimiento en el pasado.

Un niño nace en el día y en la hora en que los rayos celestes están en armonía matemática con su Karma individual. Su horóscopo es un desafiante retrato suyo, que revela su inalterable pasado y los probables resultados futuros. Pero el horóscopo natal puede ser correctamente interpretado únicamente por hombres de sabiduría intuitiva.

El mensaje extensamente blasonado a través del cielo, en el momento del nacimiento, no debe enfatizar la fuerza del destino individual- como el resultado de un pasado bueno o malo- sino que debe despertar en el hombre la voluntad de escapar de la esclavitud Universal. Lo que él hizo en el pasado, él mismo puede anularlo. Nadie más que él fué el instigador de las causas cuyos efectos está actualmente experimentando en su vida. El hombre puede vencer cualquier limitación, porque él mismo la ha creado por sus propios hechos, y porque posee los recursos espirituales que no están sujetos a las influencias planetarias.

El supersticioso temor a la Astrología nos hace autómatas, dependientes de una guía mecánica. El hombre sabio vence la influencia de sus planetas, o lo que es lo mismo de su pasado, tomando conciencia de su unidad con el espíritu, de esta forma no estará dominado por la materia.

El alma es siempre libre, no está sujeta a la muerte, porque no tiene nacimiento. No puede ser regida por las estrellas. El hombre es un alma y tiene un cuerpo. Cuando ubica debidamente su sentido de identidad, deja tras de sí todas las limitaciones compulsivas.
Mientras permanezca confundido en su estado ordinario de amnesia espiritual, permanecerá bajo el dominio de las sutiles ligaduras de la ley del ambiente.

El devoto que se sintoniza con la inteligencia divina, nunca ejecuta una acción desequilibrada. Sus actividades serán ajustadas correcta y naturalmente de acuerdo a la ley astrológica.


Unicamente cuando el viajero ha llegado a este estado (el final de su viaje) puede prescindir de mapas e itinerarios. Durante el viaje, debe aprovechar cualquier vía que le permita abreviar su trayecto.

La Autobiografía de un yogui
Paramahansa Yogananda.

13 comentarios:

  1. Querida Maribel.
    Gran post, muy interesante, gracias por comaprtirlo con nosotros.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. No se porque te he llamado Maribel, no se tu nombre, supongo que he leído un poema que tienes justa antes de tu perfil.
    Perdón.

    ResponderEliminar
  3. Querido Sankaradas
    Me has llamado correctamente.
    Mi nombre es Maribel.
    La que buscaba el Ser informe...
    quedándose solo en En el Ser.
    OM SHANTIH
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Querida Maribel

    Siempre es un placer para mí leer tus entradas, ha sido muy interesante la de hoy , aunque en este momento sigo las indicaciones de tu blog, ya q. me perdería , seguro , en divagaciones

    "Cuando hables, procura que tus palabras sean
    mejores que el silencio"

    un cálido abrazo mi amiga

    ResponderEliminar
  5. Querida Maribel, estoy volviendo a leer Autobiografia de un yogui, lo leí hace ya 20 años, pero no me acordaba de nada.
    Muy cierto lo que dice, pienso que la astrología nos ayuda a saber más de nosotros mismos y eso es maravilloso, es como un diario de camino, si está bien hecho, claro.
    Me aplicaré lo que ha escrito Arianna.
    Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio ... así que no digo más.
    Un abrazo muy luminoso, Sina

    ResponderEliminar
  6. Querida Maribel:
    Tus palabras gratifican mis sentidos. Y lo que expones profundiza en la esencia del conocimiento real de la antigua Tradición, no lo que podemos leer en la sección diaria de los periódicos y revistas.
    Un fuerte abrazo y feliz semana.

    ResponderEliminar
  7. Querida Arianna

    Gracias mi amiga por siempre estar allí...
    Un abrazo desde el silencio en donde siempre nos encontramos.
    Maribel

    ResponderEliminar
  8. Querida Sina

    El libro de la Autobiografía de un Yogui ha sido muy importante para mi. Fué un libro que me movió mucho por dentro, que bueno que lo vuelvas a leer pues 20 años más tarde es otra Sina la que lo lee, de aquella Sina de hace 20 años seguramente no queda nada y lo comprenderá de diferente manera...

    Un beso grande Sina y que disfrutes tu lectura!

    ResponderEliminar
  9. Querido Javier

    Gracias por tus palabras, esa es justamente la esencia de la Astrología.

    Un abrazo grande para ti tambien!

    ResponderEliminar
  10. El ritmo del universo y su brillo en las radiaciones de las estrellas

    ResponderEliminar
  11. Querida Alma

    Así es...gracias!
    Muchos cariños
    Maribel.

    ResponderEliminar
  12. Que interesante me parece este maravilloso texto, para leerlo varias veces, e impregnarse de su esencia.

    Gracias
    un abrazo grande Maribel

    ResponderEliminar
  13. EXCELENTE LA RELACION QUE SACASTE CON ESTE CAPITULO DEL LIBRO DE PARAMAHANSA, ES INCREIBLE Y HASTA BRUTAL SABER QUE LO QUE NOS OCURRE NOSOTROS MISMOS NOS LO CREAMOS PERO TB SABER QUE PODEMOS SUPERAR ESTOS DIGAMOSLE HABITOS NUESTROS, BENDICIONES Y CONTINUA POR LA SENDA DE NUESTRO PADRE AMADO.

    ResponderEliminar