jueves, 29 de octubre de 2009

No te tomes tus pensamientos demasiado en serio!



El siguiente es un párrafo de un libro que atrapó mi atención y quiero compartirlo....


“Por un momento pude distanciarme de mi mente y verla, como quien dice, desde una perspectiva más profunda. Hubo un paso breve del pensamiento a la conciencia…..En ese momento en que pude separarme de mi mente, solté la risa. Pudo haber sonado como la risa de un loco, pero era la risa de la cordura, la risa del Buda del vientre grande….”La vida no es tan seria como la mente pretende hacerme creer” parecía ser el mensaje de la risa”


La creación de un falso YO
Por años hemos estado totalmente condicionados e identificados con nuestros pensamientos y vivimos la mayor parte de nuestra vida aprisionados por ellos, perdidos en nuestras interpretaciones conceptuales de quienes somos.
Son muchos los pensamientos o ideas que van creando poco a poco un sentido de ser con el cual nos vamos identificando: el lugar de nacimiento, el género, la raza, la religión, la profesión. Existen también funciones con las cuales nos identificamos: ser padres, ser hijos, esposa, esposo, tener o no conocimiento, lo que nos gusta y aquello que nos disgusta, lo que tengo y lo que no tengo, todas aquellas cosas que han sucedido en el pasado, recuerdos que pasan a definirnos a nosotros mismos y a nuestra historia.
Todas las interpretaciones que guarda la mente de lo que creemos ser, llegan a nosotros una y otra vez, repetitivamente, como un torrente incesante, una voz en la cabeza que nunca calla y que se ha convertido en una entidad que se ha apoderado de nosotros y nos ha llenado de hábitos mentales. (Puedo hacerlo, no podré lograrlo, estoy muy viejo, fracasaré, no tengo suficiente dinero, soy un perdedor, soy muy bajita, muy gordito, debo tener un mejor carro, una mejor casa, que pensaran de mi, nadie es como yo, ellos son unos fracasados, no me llegan ni a los pies, mira lo que yo he logrado en mi vida, esta equivocado, como puede hacer eso, estoy sola, etc.)

El contenido que tiene mi vida es la forma que adquiere aquello que pienso, percibo o experimento, es lo que absorbe toda mi atención y en el intento de entender, conocer y controlar, la mente humana confunde sus opiniones y puntos de vista con la verdad.

El despertar.

El despertar es el divorcio entre el pensamiento y la conciencia… Al despertar, reconocemos que somos el observador conciente. Concientizamos que ya el pensamiento no nos sirve para decirnos quienes somos y emitir juicios, la conciencia alerta que somos es la que toma las riendas y el pensamiento pasa a ser un servidor de la conciencia, dejando de ser la actividad autónoma de la mente, la que domina nuestra vida.

La conciencia es la conexión conciente con la inteligencia Universal... Al estar en este estado ya no existen las definiciones y al dejar de definir e interpretar cada suceso, cada persona y cada situación, los conceptos ya no son necesarios, no hay mas contenido, no hay un falso yo.
Hay un ser conciente de su presencia, con un saber más profundo, que nace de la quietud y el silencio, este saber es la inteligencia del estado de alerta, que esta más allá de los pensamientos, un espacio donde las palabras que deben ser dichas y las acciones que deben ser ejecutadas, provienen de lo profundo de ese saber y son guiadas por esta inteligencia....

No te tomes tus pensamientos demasiado en serio!... la realidad de la vida que somos es una totalidad unificada, donde todas las cosas estan entrelazadas, donde nada existe por sí mismo. El pensamiento fragmenta la realidad y nos reduce a un monton de creencias limitantes de quienes realmente somos.

Sat-Chit-Ananda
Ser-Conciencia-dicha
Tomado del libro Una Nueva Tierra, Eckhart Tolle.

No hay comentarios:

Publicar un comentario